Advertencia Sobre el Uso de los Aceites Esenciales

Como regla general los aceites esenciales NO deben ser aplicados directamente sobre la piel, a menos que se indique lo contrario.

Los aceites esenciales son muy concentrados y para evitar reacciones negativas o inesperadas sobre la piel es recomendable siempre diluir los aceites esenciales en otro tipo de líquido, incluyendo otro aceite base.

Mantén en cuenta que los aceites esenciales pueden causar sensibilidad y/u otras irritaciones de la piel.

Por eso es recomendable siempre hacer una prueba de parche cutáneo con el aceite esencial diluido, para asegurarte de que no tienes ninguna sensibilidad o reacción adversa.

Interrumpir el uso si se produce alguna reacción.

Los aceites esenciales NO deben ser usados por las mujeres embarazadas o en períodos de lactancia.

Si piensas que algún aceite te puede servir durante el embarazo y/o durante la lactancia, debes hablar primero con tu médico o aromaterapeuta.

Los aceites esenciales NO deben ser usados por los niños.

Antes de usar los aceites esenciales con niños, debes hablar con tu médico o aromaterapeuta.

Si tienes cualquier enfermedad o condición física, mental o emocional debes hablar primero con tu médico o aromaterapeuta antes de usar los aceites esenciales.

Los aceites esenciales NO deben ser ingeridos internamente.

Debes hablar primero con tu médico o aromaterapeuta antes de ingerir cualquier aceite esencial.

Recuerda que los aceites esenciales son inflamables y por eso debes mantenerlos fuera del alcance de los niños pequeños.

Evita el contacto con los ojos y las mucosas, debes usar solamente de forma externa.